Técnicas de relajación ¿En qué consisten y como deben llevarse a cabo?

La relajación es un concepto que cada día se apropia más del mundo occidental, mientras que ha sido justamente de la cultura oriental que hemos tratado de acoplar este tipo de hábitos saludables para nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestro bienestar en general.

Las técnicas de relajación incluyen la distensión muscular y  psíquica, provocándonos así el descenso de los estados de tensión que han sido provocados por el trabajo y el esfuerzo muscular, lo cual facilita la recuperación de la paz y  la tranquilidad, de la calma y de la armonía interior; aquel descenso paulatino de la acción muscular produce en extraordinario estado de bienestar en el individuo.técnicas de relajación

El organismo mantiene un esfuerzo constante por tratar de mantenernos en equilibrio, contrarrestando el exceso de actividad física continua y la fatiga mental; de este modo se mantiene al organismo en un pre-estado de tensión interna y ansiedad interna, en el cual se produce un gran número de cambios en las funciones vitales y provocando un estado de alteración físico-psicológico, del cual no nos hacemos conscientes hasta sobrepasar los límites.

Las técnicas de relajación.

Existe un gran número de técnicas de relajación que han sido propuestas y descritas por diferentes autores y las cuales tienen el propósito de introducir a quien las desarrolla, a ciertos estados de relajación física.

Antes de llevar a cabo cualquiera de estas técnicas de relajación, debemos hacernos conscientes del trabajo que esto supone, es de este modo cómo se debe llevar a cabo una práctica continuada y la capacidad de armonizar todas aquellas áreas que se encuentran relacionadas con las situaciones que nos producen este tipo de tensiones musculares y psicológicas; en algunos casos se recomienda la intervención de un terapeuta que nos ayude durante este proceso de conversión interior.

La iniciación de las técnicas de relajación para curar la ansiedad.

Se ha dicho que los músculos son el armazón de nuestra mente, es por esto que la relajación muscular debe ser lo primero a trabajar, cuando empezamos a padecer de ansiedad y estrés; es así como técnicas como el Yoga o el Tai-chi, los cuales se valen de posturas físicas, el control de la respiración y la meditación, se convierten en los mejores métodos para mitigar la ansiedad, eliminar el estrés y controlar los dolores musculares y los malos hábitos.

De este modo podremos armonizar nuestro cuerpo físico, emocional y mental; por otra parte la respiración es fundamental para lograr una mayor relajación y distensión muscular, a través de una secuencia ordenada de atención sobre nuestro cuerpo, iniciando por lo pies y ascendiendo lentamente hasta llegar  a la cabeza y lograr un perfecto descanso.

Para concentrarnos totalmente nos colocaremos con la espalda apoyada en el suelo con las piernas separadas a unos 20 cm. Evita notar signos de tensión en el cuerpo.

Toma aire por la nariz llévalo a la parte más baja del tórax, notando como se separan las últimas costillas y se hincha el abdomen. Retén el aire 3 segundos y comienza a soltarlo por la boca con los labios levemente cerrados, como si sopláramos suavemente.

Repite varios ciclos respiratorios durante un tiempo de unos 5-10 minutos. Si notas alguna sensación de ahogo o mareo, debes adecuar la frecuencia respiratoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *