Tratamiento de la Psicología para superar la ansiedad, a través del discurso de la aceptación

El discurso de la aceptación es uno de los más aceptados en la actualidad como uno de los más efectivos tratamientos de psicología para combatir la ansiedad y los estados depresivos, veamos a continuación en qué consiste esta técnica y cuales son los tratamientos de psicología más utilizados para practicar este método.

¿En qué consiste la aceptación?

La aceptación supone aprender a vivir con algo sin querer cambiarlo y sin hacer nada para tratar de modificarlo, supone su conocimiento, descubrimiento y experiencia sin restricciones; pero además supone continuar con nuestro propio proyecto de vida a partir de dicha experiencia, es decir, sin renunciar a seguir nuestros propios valores y criterios debido a la presencia de este hecho.tratamientos de psicología

De este mismo modo, debemos aprender a aceptar nuestros pensamientos, sentimiento, sensaciones y emociones y dejar de hacer lo que hacemos para tratar de reprimirlos sino más bien escuchándolos, sintiéndolos y siguiendo adelante con aquello que realmente es importante para nosotros.

A través de la aceptación dentro de los tratamientos de psicología se busca que las personas enfoquen su campo de visión del mundo, dejando de enfocarse en aquello que les atormenta para abrirse aún más a otro tipo de sensaciones, encontrando la manera de llevar a cabo una vida plena y siguiendo el rumbo que realmente quieren en su vida; a través de la aceptación, adicionalmente, se busca tomar distancia del problema a través de la apertura del pensamiento, para poder continuar con el propio camino.

Tratamientos de psicología para la aceptación.

  • La aceptación de sensaciones:  en posición tumbado y con las piernas ligeramente separadas el individuo debe concentrarse en la sensación más desagradable que posea y debe entrar en contacto con ella, permaneciendo en la misma, tratando de hacerse amigo de sus propias sensaciones, tratando de descifrar su forma y su evolución sin intervenir en las mismas.

Se trata de dar un libre desarrollo a estas sensaciones, permitiendo que el dolor aumente y así mismo disminuya, sin intervenir en el mismo, ante las sensaciones negativas tenemos la tendencia automática de tratar de hacerla disminuir y desaparecer; al dejarlas evolucionar libremente el propósito es contactarlas y dejar que estas nos orienten hacia nuestros propios estados de consciencia, observando la sensación, sus características y la parte del cuerpo que se ve afectada ante la misma, la forma en que lo hace, etc.

  • La exposición: la ansiedad es una respuesta que hace parte de la ley de la habituación, si se mantiene el estímulo durante el periodo de tiempo suficiente, la sensación desaparece; esta es una respuesta muy elemental y responde a la ley del condicionamiento clásico. En esta se utiliza la exposición en la imaginación, en vivo, la implosión y la exposición graduada, la cual se encuentra entre los tratamientos de psicología más utilizados.
  • La desensibilización sistemática: es la exposición al estímulo que se teme en nuestra imaginación y a un posterior estado de relajación. El papel de la relajación en este tipo de terapias es provocar un cambio en el funcionamiento del sistema nervioso autónomo que logre inhibir la ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *